Toxoplasma en gatos sintomas

Efectos a largo plazo de la toxoplasmosis en gatos

La toxoplasmosis es una infección por un parásito llamado Toxoplasma gondii. Las personas suelen contraer la infección por comer carne poco hecha. También se puede contraer por contacto con heces de gato. El parásito puede transmitirse al bebé durante el embarazo.

La mayoría de las personas infectadas no presentan síntomas. Algunas personas presentan síntomas parecidos a los de la gripe. La enfermedad grave afecta con mayor frecuencia a los lactantes y a las personas con el sistema inmunitario debilitado. La toxoplasmosis durante el embarazo puede provocar abortos y defectos congénitos.

La mayoría de las infecciones no necesitan tratamiento. El tratamiento farmacológico se utiliza para los casos más graves, las embarazadas, los recién nacidos y las personas con el sistema inmunitario debilitado. Varias medidas para prevenir la toxoplasmosis pueden reducir el riesgo de infección.

Síntomas de la enfermedad ocular. Los parásitos del toxoplasma pueden infectar los tejidos del interior del ojo. Esto puede ocurrir en personas con sistemas inmunitarios sanos. Pero la enfermedad es más grave en personas con inmunidad debilitada. La infección en el ojo se denomina toxoplasmosis ocular.

 

¿Cómo saber si su gato tiene toxoplasmosis?

Los síntomas más frecuentes de la toxoplasmosis son fiebre, pérdida de apetito y letargo. Pueden aparecer otros síntomas dependiendo de si la infección es aguda o crónica, y de la localización del parásito en el organismo.

  Aprende cómo curar la gripe en gatos de forma efectiva

¿Pueden recuperarse los gatos de la toxoplasmosis?

Los antibióticos son el único tratamiento utilizado actualmente, y la mayoría de los gatos se recuperan de la toxoplasmosis clínica cuando se administra un tratamiento completo. La clindamicina es el antibiótico más comúnmente prescrito. Aunque no elimina los quistes latentes, es eficaz contra las formas activas.

¿Qué es la toxoplasmosis en los gatos?

La toxoplasmosis es una enfermedad parasitaria causada por Toxoplasma gondii, un apicomplexo. Las infecciones por toxoplasmosis se asocian a una serie de afecciones neuropsiquiátricas y del comportamiento[8]. En ocasiones, las personas pueden padecer durante unas semanas o meses una enfermedad leve similar a la gripe, como dolores musculares y sensibilidad en los ganglios linfáticos. En un pequeño número de personas, pueden aparecer problemas oculares. En las personas con un sistema inmunitario débil, pueden aparecer síntomas graves como convulsiones y problemas de coordinación. Si una persona se infecta durante el embarazo, el niño puede sufrir una enfermedad conocida como toxoplasmosis congénita.

La toxoplasmosis suele propagarse por el consumo de alimentos mal cocinados que contienen quistes, la exposición a heces de gato infectadas y de una mujer infectada a su bebé durante el embarazo. En raras ocasiones, la enfermedad puede propagarse por transfusión de sangre. No se transmite de otro modo entre personas. Se sabe que el parásito sólo se reproduce sexualmente en la familia de los gatos, aunque puede infectar a la mayoría de los animales de sangre caliente, incluidos los humanos. El diagnóstico suele realizarse mediante análisis de sangre para detectar anticuerpos o mediante análisis del líquido amniótico en mujeres embarazadas para detectar el ADN del parásito.

  Cómo saber cuando una gata va a parir

Síntomas de la toxoplasmosis felina en humanos

Los gatos contraen la infección por Toxoplasma al comer roedores infectados, pájaros u otros animales pequeños, o cualquier cosa contaminada con heces de otro gato que esté eliminando el parásito microscópico en sus heces. Una vez infectado, el gato puede excretar el parásito durante dos semanas. El parásito se vuelve infeccioso entre uno y cinco días después de su eliminación en las heces del gato. El parásito puede vivir en el medio ambiente durante muchos meses y contaminar el suelo, el agua, las frutas y verduras, los areneros, la hierba donde pastan los animales para alimentarse, las cajas de arena o cualquier lugar donde un gato infectado haya defecado.

La mayoría de las personas infectadas por Toxoplasma no lo saben y no presentan síntomas. Sin embargo, cuando aparece la enfermedad, suele ser leve. Algunas pueden sentirse como si tuvieran “gripe”, con ganglios linfáticos inflamados o dolores musculares que duran varias semanas o más. En raras ocasiones se producen enfermedades oculares.

  Requisitos para ser criador de gatos